martes, 20 de noviembre de 2012

Aikido, poner donde falta, quitar donde sobra...

Para muchos esto que pone en el titulo de la entrada sobre el Aikido, no es nada nuevo o puede que sea algo obvio, pero esa frase tan sencilla y a la vez compleja de realizar nos lleva a muchos lugares de la práctica, y no solo de Aikido, sino de la vida.
 Dogén escribió lo siguiente: "Si abrís la mano, podéis obtenerlo todo. Si obtenemos una cosa, perdemos otra. Si perdemos una cosa, podemos obtener otra..." Para mi estas palabras son perfectamente trasladables a nuestra practica de Aikido, y voy a empezar por abrir la mano. Pues hace unos días Luis Mochón, mi maestro, en clase explicando dijo algo parecido a lo siguiente:
"en el momento en el que cerráis vuestro puño, todo cambia, vuestra mente cambia..."
y es muy cierto que cambia. Nos atenaza todo el cuerpo, y para mí solo muestra que tenemos miedo, y el miedo lejos de ayudarnos, nos impide ser libres y ser capaces de "escuchar" o mejor de sentir, en definitiva de unir nuestro ki al de uke. Y sin esa escucha no nos va a ser posible saber cuando falta y cuando sobra, no seremos capaces de "fluir", y empezaremos a "hacer", y nuestra mente no parará de estar agitada, y esa agitación se ve reflejada en nuestro cuerpo.
Creo que el Aikido nos tiene que hacer libres, y para ello nos debe ayudar a librarnos de nuestros miedos (entre otras muchas cosas), ya que solo libres de ellos, seremos libres en el tatami, y por ello un poco más libres en nuestras vidas.

Texto de Dogén extraido del "Tesoro del zen"
Taisen Deshimaru
Ed. Oniro

No hay comentarios:

Publicar un comentario